Aline Corpus

Reforma

Con apoyo de la población, y por iniciativa de una empresa local, Mexicali posee en la actualidad la red ciudadana de monitoreo de calidad del aire más grande de México, la herramienta posee una aplicación gratuita para IOS y Android, así como un portal geoestadístico.

El programa en Mexicali no tiene fines de lucro, y la red funciona a través de ciudadanos voluntarios y empresas locales que donan un espacio, el costo del internet y la electricidad.

Alberto Mexía Sánchez, director de la empresa Certuit, con 12 años en esta capital, expuso que el proyecto Redspira comenzó a gestarse en una plática de amigos sobre los padecimientos de alergias asociadas a la contaminación.

Una ciudad como Mexicali, especificó, requiere un mínimo de 12 estaciones de monitoreo, cada una cuesta alrededor de 4 millones de pesos y el mantenimiento oscila en los 500 mil pesos.

"Son 48 millones de pesos que un Ayuntamiento como Mexicali no va a invertir en tecnología, que tampoco resuelve el problema, sino que sirve para desarrollar estrategias", indicó.

El equipo que formó Mexía diseñó una versión de sensor que mide las partículas en suspensión de menos de 2.5 micras, PM2.5 y las partículas PM10, con un costo de alrededor de 350 dólares cada uno, unos 6 mil 500 pesos.

Así lograron instalar 20 sensores conectados a una plataforma tecnológica, a esta red se sumaron 32 sensores donados por el estado de California, Estados Unidos, el Ayuntamiento mediante el programa denominado 20/20, y 11 ciudadanos compraron igual número de sensores.

La red está integrada a la del Gobierno Municipal y del Estado, por lo que se tienen tres estaciones normativas.

"Comparamos nuestros datos con el de una estación de 4 millones de pesos, y demostramos que hay una tendencia muy cercana en la medición. Eso valida nuestros datos", subrayó.

Según datos de la Secretaría de Salud de Baja California, en 2018 hubo 715 muertes prematuras asociadas a la contaminación ambiental en el estado, además hubo 31 mil 801 consultas asociadas a los padecimientos.

Y, por lo menos, se invirtieron 17 millones de pesos en costos directos para el tratamiento de esas patologías.

 

Leer el artículo completo...